NOTAS REVISTA

La tragedia perfecta

Daniel Barenboim se pone al frente de la Staatskapelle de Berlín y un reparto de grandes solistas para hacer Tristán e Isolda, el drama musical wagneriano donde el amor y la muerte son dos caras de la misma moneda.